Poema

Publicado: 15/09/2011 en Editoriales

Cerramos el programa con estas palabras…

Canción de un peso

Armando Tejada Gomez

Hoy, al salir de casa,
me encontré una moneda.
Un peso. Un sol
mondo y lirondo de metal.
Bueno, yo sé que nada
se compra con un peso:
ni un fósforo ni un barco
ni una espiga ni un pan,
pero dije: es mi día
de suerte. Hermoso día!
y con el sol delante
me puse a caminar…

Llamé a todas las puertas
y no encontré trabajo
ni un fósforo ni un barco
ni una espiga ni un pan;
el día, como siempre,
retiraba sus redes
y, con la tarde a cuestas,
tuve que regresar.

La gente de mi pueblo
apenas gana un peso.
Un peso. Un sol mondo y lirondo de metal.
Sabe que poco y nada
puede comprar con eso:
ni un fósforo ni un barco
ni una espiga ni un pan.
Sin embargo mi gente,
la gente de mi pueblo,
con todo el sol delante
se ha puesto a caminar…!

Los comentarios están cerrados.