Archivos de la categoría ‘Textos Leidos’

Fragmento Final

de Armando Tejada Gomez

Estar.
Permanecer
Vertical.
Estar para el amor, simplemente,
creando
el camino del hombre que estamos aguardando.
Me pierdo por los besos,
la canción,
los abrazos:
las brújulas brillantes, universales,
blancas.
Llamo desde mis hombros las grandes resonancias
con un vaso de vida chorreándome las manos.
Nunca más de rodillas,
nunca más a pedazos,
nunca más a la muerte sin haber respirado.
Nunca más como topos,
nunca más acosados.
El hombre por sí mismo
hasta él mismo lanzado,
hasta su envergadura,
hasta el hombre soñado.
Nunca más a las armas,
nunca más al soldado.
Proyectarse hasta el otro,
hasta el mejor logrado.
Búscate por tu rostro, lávate con mi canto.
Estoy en la esperanza.
Despertarás conmigo. Con un pan y una estrella,
alumbrando los siglos.

 

Anuncios

Armando Tejada Gomez nace el 21 de abril de 1929 en Mendoza, a orillas del zanjón Guaymallén. Hijo de Lucas Tejada, tropero, llevaba ganado de Mendoza a San Juan y Chile a través de la cordillera, y de Florencia Gómez, casada a los 14 años. Hijo ante último de 24 hermanos. Canillita, lustrador de zapatos, luego obrero de la construcción. A la muerte de su padre con cuatro años, vive algunos meses en el campo con su tía Fidela Pavón, quien le enseña las primeras letras en un breviario. Esa es la única instrucción que recibió. A los quince años adquiere un Martín Fierro y a partir de allí comienza a leer fervorosamente toda clase de lecturas, instruyéndose por su cuenta. Comienza a despertarse su inquietud social, participando de jornadas de protesta, luchas obreras y políticas al mismo tiempo que comienza a expresarse a través de su poesía …

Un grito de ida y vuelta

de Armando Tejada Gómez

Es de andar el país que traigo el rostro
azotado de polen,
azotado por un mapa desmedido,
por una enormidad de olvido largo.

Pasan las estaciones como tumbas
mientras los trenes pasan
desvaneciendo ranchos y chilcales
y regiones de arena interminable.
A veces queda en la pupila, ardiendo,
la sal de una mirada
donde la muerte talla en la pobreza
algún niño de trapo,
y aquella vasta soledad que crece
en la geografía del espanto.

Vengo de andar país. No impunemente
tengo un país delante.
Su gaviota a mi puerta. Sus raíces
de guitarra en la sangre.
Por ser nomás, no soy. Soy si me incumbe
entera su distancia.
Ando territorial y amaneciendo
en el velamen de sus madrugadas,
protagonista de su luz enorme
como una llamarada.

Por eso cuando vuelvo no me puedo
el silencio que me traigo.
De ver el país por dentro no me caben
los ojos en la cara:
rostros y voces, nombres y apellidos
me acosan preguntando
por el futuro que jamás empieza,
por la reforma agraria,
por las postergaciones y el bochorno
del latifundio rata,
por el sometimiento que nos urden
a espaldas del alba,
por el miedo animal que merodea
con sus brujas gendarmes,
por los niños que crecen casi inermes
entre tanta mentira organizada,
entre décadas de hambre y de desprecio
y discursos y salmos
que no cree ni dios porque ayer mismo
un niño murió de hambre
y en La Rural un toro batió todos
los récords de subasta
y en Inglaterra a Borges lo nombraron
doctor honoris causa.

Por eso cuando vuelvo demolido
de ver a mi país crucificado
estalla en mi guitarra como un grito
el silencio que traigo.

 

El miércoles 29, junto a Luis Del Prete y toda la producción, compartimos dos fenómenos culturales que marcaron nuestra historia como País. La Cultura y el Desarrollo desde todo punto de vista, social, económico, político, se dieron cita en esta recorrida al típico estilo que en los “setentas” proponía nuestra querida Farola del Sur, en esas épocas desde el escenario de los Teatros de la Patria.
Los Grupos de Florida y Boedo representados por su gente: Jorge Luis Borges, Alvaro Yunque, Oliverio Girondo, Cesar Tiempo, el mismo Evar Méndez en su rol de director-creativo de la Revista Martín Fierro. Roberto Arlt, Leopoldo Marechal, Raúl Gonzalez Tuñon, entre tantos, se vistieron de fiesta para escucharse ellos mismos en su Prosa y Poesía, la que fue acompañada por una cuidada selección musical acorde a la época.
El Final de Fiesta nos llevó al encuentro de un Poeta inédito para muchos: Juan Domingo Perón; el General nos prestó su Obra: Permiso Pido Señores, y ahí nomas aprovechamos su presencia para saludar su ausencia, tan sólo física, solamente su cuerpo partió un día primero de julio de 1973.
Muchas gracias a todos los que colaboran desde su corazón farolero, el que seguramente late fuerte cuando de trabajo, esfuerzo y Amor se trata.
¡Salud Faroleros!